Éticos y código de conducta

TRABAJAR POR UN DESARROLLO RESPONSABLE

Para su desarrollo en Francia e internacional, Limagrain ejerce sus actividades con responsabilidad, respetando a todos los actores de su entorno, sin importar que sean las mujeres y los hombres de su organización, sus accionistas, sus clientes, sus proveedores y sin olvidar a las instancias asociativas, políticas, así como a los consumidores finales y a la sociedad civil.







La estructuración de la ética de los negocios de Limagrain es una iniciativa lanzada por la Dirección General del Grupo en 2013, dentro del marco de su programa de Responsabilidad Social Corporativa (RSC).

La ética de los negocios abarca, al mismo tiempo, el comportamiento individual de los empleados de Limagrain y el comportamiento colectivo de la empresa. Los campos de acción de la ética son extremadamente amplios y variados, van desde la lucha contra la corrupción hasta la protección del medio ambiente, pasando por el respeto de los Derechos Humanos…

El Código de Conducta de Limagrain fue presentado el 30 de marzo de 2015 en 11 lenguas. Es el modelo para que todos los empleados hablen un idioma común, allá dónde se encuentren dentro del Grupo, que puedan encontrar los mismos principios de gobernanza y ética.

El objetivo consiste en garantizar que cada empleado en cualquier parte del mundo conozca la existencia del Código de Conducta y su propósito, que comprenda su contenido y que sea capaz de utilizarlo si fuera necesario. 


Respeto de los Derechos Humanos

Portrait Afrique ©Bouchet

Estos Principios Éticos y este Código de Conducta se inscriben en el marco de varios textos internacionales cuyos principios son compartidos por Groupe Limagrain:

  • la Declaración Universal de los Derechos Humanos;
  • los principales convenios de la Organización Internacional del Trabajo, particularmente los convenios 29, 105, 138 y 182 (lucha contra el trabajo infantil y el trabajo forzoso), 155 (salud y seguridad de los trabajadores), 111 (lucha contra la discriminación), 100 (remuneración), 87 y 98 (libertad sindical, derecho de sindicación y de negociación colectiva);
  • la Convención de las Naciones Unidas sobre los Derechos del Niño;
  • las Líneas Directrices de la OCDE para empresas multinacionales;
  • la transposición al derecho francés de la directiva europea del 22 de octubre de 2014, conocida como “RSE ».

Limagrain es signatario del Pacto Mundial de las Naciones Unidas desde diciembre de 2013. Se compromete por ende a fomentar y respetar los principios relativos a los Derechos Humanos en el seno de los equipos de todo el Grupo y en su esfera de influencia, y a velar por no hacerse cómplice de su violación.


Respeto de los Derechos del Niño

Limagrain es consciente de que el trabajo infantil en determinadas zonas geográficas de India es una realidad. El mero hecho de que esta práctica siga existiendo es inaceptable. En colaboración con las partes interesadas locales (autoridades, ONGs, etc.) luchamos incesantemente para erradicar el trabajo infantil. Desde el momento en el que Limagrain abrió su filial en India, la lucha contra el trabajo infantil en nuestras subcontratas ha sido una prioridad. Aunque la prohibición del trabajo infantil figure claramente en los Principios Éticos y en el Código de Conducta del Grupo, llevamos a cabo acciones constantemente para acabar con este problema.

Desde 2012 y con el comienzo de sus actividades hortícolas, HM.CLAUSE India ha multiplicado las medidas dentro de una óptica de mejora continua. En el marco de su programa de RSC específico, nuestra filial ha desplegado un procedimiento completo con el objetivo de abolir el trabajo infantil en India, denominado “Child Labor Awareness Program” (CLAP) y que se basa en varios pilares.

En el conjunto de las instalaciones de Limagrain, nos aseguramos de que no haya trabajo infantil. Ningún niño trabaja en nuestras estructuras situadas en India.

De manera regular, controlamos estrictamente a nuestros productores en subcontrata, basándonos en 3 ejes:

  • Una cláusula contractual que prohíbe recurrir al trabajo infantil
  • Acciones de concienciación y auditorías: el 100 % de los productores que seguimos directamente han sido concienciados durante los últimos 2 años y son auditados por nuestros Responsables de Programas Sociales y nuestros 27 supervisores de producción. Una empresa auditora externa refuerza a nuestros equipos locales para poder efectuar auditorías complementarias que permiten lograr un seguimiento más preciso.
  • Se aplican sanciones a las subcontratas que no respeten sus compromisos, pudiendo llegar hasta la pérdida del contrato de producción de semillas.